La Iglesia Católica y su postura sobre la idolatría

Cuando ayer publiqué esta entrada, una persona (@yo_juanjo) me recriminó en Twitter que era injusto en este tema referirse directamente a la Biblia sin mencionar siquiera los siglos de interpretaciones de la misma que dan como resultado la postura que adopta la Iglesia Católica. Cuando escribí la entrada no tenía intención de hacer ningún “tratado de teología” principalmente porque no soy teólogo ni me interesa serlo, simplemente traté de llamar la atención sobre la distancia que existe entre el texto de la Biblia y las prácticas actuales de los cristianos y la contradicción que ello supone.

Encuentro con Juan Pablo II después de mucho tiempo sin vernos

 

Como creo que en parte Juanjo tiene razón, y para no dejar una visión sesgada he decidido que voy a resumir primero, de forma muy breve, la historia de las diferentes corrientes dentro del cristianismo, y después explicar la forma en que la Iglesia Católica aborda el tema. Ahí va.

A lo largo de la historia del cristianismo se han producido enfrentamientos entre la doctrina iconoclasta, que interpretaba literalmente la prohibición de fabricar y venerar imágenes, y la doctrina opuesta llamada iconodulía. Los choques más importantes entre ambas doctrinas se produjeron en el Imperio Bizantino durante los siglos VIII y IX, y siglos más tarde durante la reforma protestante en Alemania y Suiza.

La defensa de la iglesia básicamente consiste en definir distintas formas de culto:

  • Latría o de adoración, es el culto que se rinde a Dios, amandolo y aceptando que es el ser perfecto, superior, sublime, etc.
  • Hiperdulía, veneración llevada al extremo. Es el culto a la Virgen, rasgo importante del catolicismo.
  • Dulía o de veneración. Es el culto a los santos, ángeles y ejemplos del cristianismo. Dentro de este tipo de culto estaría la dulía relativa, es decir, el culto a las imágenes y reliquias.

Por lo tanto la Iglesia, a través de esta distinción, se defiende de las acusaciones de idolatría sin tener que poner fin a ritos y costumbres muy arraigadas que en muchas ocasiones eran anteriores a la llegada del cristianismo: “Venga, vale, se pueden adorar venerar imágenes, pero solo un poquito”.

Como reflexión final: En mi opinión para pertenecer a un iglesia hay que hacer un doble ejercicio de fe. En primer lugar, creer que existe un ser superior, creador del universo, al que no podemos comprender pero que tiene algún plan por el que las cosas ocurren. En segundo lugar creer que este Dios es tal y como interpretan los teólogos y sacerdotes de dicha iglesia, y quiere que nos comportemos tal y como ellos nos indican.

Gracias a todos los que ayudaron a difudir la entrada ayer, y que el Monstruo de Espagueti Volador y el Unicornio Rosa Invisible os bendigan 😉

(La gilifoto me la hizo Hache en Portugal, no me he podido resistir a ponerla…)

 

Anuncios

Publicado el 2 abril, 2012 en Información, Opinión y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Genial artículo! Muy clarito y sin sesgos, como bien has dicho 🙂
    P.D.: La foto es grandiosa xD

  2. Lo bueno de tratar temas como el cristianismo y otras religiones mayoritarias es que no dejan indiferentes a nadie, así que me alegrode tu elección y además lo comparto.

    Saluda a JuanPa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: