Sobre la memoria celular

A raíz de todo este batiburrillo de sandeces que se viene escuchando acerca de teorías arcaicas y de tiempos inmemoriales, dichas por presentadoras de la televisión pública en España (hija mía, si quieres divulgar tu opinión, hazte un blog, no hagas lo que hiciste en un medio público), voy a explicar mi humilde opinión acerca de este “pensamiento científico” de la memoria celular.

Cuando uno se remite a páginas acerca de lo que llaman “liberación de la memoria celular“, se da cuenta de que, a parte de la invención de conceptos, a mi parecer, bastante abstractos, toda la ciencia en la que se basan estas hipótesis es el mencionar a profesionales médicos o científicos e interpretar sus palabras de la forma que ellos quieren (tenéis un ejemplo claro en el 5º párrafo).

Por supuesto, y creo que es la forma correcta de ver esto, el carácter de una persona, la forma en la que ve su día a día, con positividad o con negatividad, afecta profundamente a su estado psíquico y físico, porque el hombre no es sólo físico, sino que es capaz de liberar unas u otras sustancias químicas según su cerebro se encuentre o no deprimido. Esa depresión del cerebro puede cargarse otros sistemas, órganos y aparatos, pero esto, de ninguna manera, tiene nada que ver con el destino que está escrito en nuestras células.

Es que me quedo alucinado con cómo esta gente explica su pseudociencia cogiendo ejemplos de ciencias de verdad, cuando no hay correlación posible con sus conceptos. En páginas como esta te venden su programa de “reprogramación de la memoria celular” como la solución a todos tus problemas. En fin, es un engañabobos que, basándose en creencias de hace siglos, lo está petando en el presente.

Por otra parte, gente como la antes citada presentadora de televisión, la cual no quiero ni mentar, aseguraba ante un suceso que se produjo hace unos días (un hombre mató a una chica y después se suicidó, siendo donante de órganos) y ante las imposibilidades médicas que impidieron que los órganos de este individuo fuesen trasplantados, que se encontraba mucho más tranquila sabiendo que esos órganos no iban a dar vida a nadie, puesto que no estaba demostrado científicamente que ese alma asesina no fuera a ser trasplantada también en el órgano. :facepalm: Lo primero, la ciencia funciona de esta manera: si tu crees que algo es así, lo demuestras. Si tú crees que algo no es así, demuestras que no es así. Pero en ningún caso justificas algo porque no está demostrado. Y lo segundo…

¡Imagínense la situación! Habríamos creado un grupo de asesinos sanguinarios dentro de las personas inocentes que hubieran recibido esos órganos. Me parece tal la sandez que no voy a ahondar más en el tema. Creo que lo expliqué bastante bien en un tweet que puse el otro día, afirmando satíricamente que si a un mono le trasplantaban las manos de un violinista aprendía a tocar el bajo. Seguro que alguno se lo tomó en serio. Con todo el respeto a mis seguidores en twitter, a los cuales no me refiero.

Como podréis ver si ahondáis un poco en este mundillo de la pseudociencia de la memoria celular, sobre todo si sois seres curiosos y científicos, os daréis cuenta que no tiene ni pies ni cabeza.

Como guinda del pastel os remito a un artículo de L. A. Gámez que habla del asunto de maravilla, para aclarar la situación.

Pasad un buen fin de semana y que no os engañen con pseudociencia. Un abrazo a todos.

Anuncios

Publicado el 26 octubre, 2012 en Información, Miscelánea, Opinión y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Sólo deberían dejar donar a buenas personas, por si acaso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: