Día internacional de cagarse en tu puta madre

Algunos comportamientos están mal vistos por la sociedad y normalmente no se pueden realizar sin destruir tu vida social, reputación, puesto de trabajo y todo ese tipo cosas.

Una de esas conductas no admitidas es vestirse raro. Es decir, fuera de los cánones de lo que nuestra sociedad considera vestir normal. Sin embargo tenemos un día al año, carnaval, en el que hombres y mujeres por igual dan rienda suelta a sus ansias de disfrazarse de putón y salir a la calle a emborracharse, de forma que al día siguiente puedan comentarlo con sus amigos y familiares sin que estos interpongan una orden de alejamiento.

Otra cosa que tampoco está socialmente aceptada es insultar a otra persona. Siempre que sea a la cara claro, insultar por la espalda está bastante aceptado y es una práctica muy extendida, pero hay que reconocer que es un sucedáneo que no nos deja del todo satisfechos (es por esto que muchas personas se desahogan con sus cláxones en cuanto agarran el volante). Seguramente éste es uno de los impulsos que más veces reprimimos a lo largo del día. Por ejemplo, desayunando en la cafetería decirle al camarero: ¡EH MALDITO HIJO DE PUTA, TE HE DICHO DEL TIEMPO!, o en clase al profesor: ¡LA CLASE SE HA ACABADO HACE CINCO MINUTOS, CALVO CABRÓN!.

el-dedo-de-la-experiencia
Esto, como todo impulso reprimido nos causa una tensión que no sabemos canalizar, por eso tomando el ejemplo del carnaval, propongo crear el Día Nacional de cagarse en tu puta madre. Una día en el que todos, sin distinción de raza, sexo, edad, cantidad de euros en la cuenta corriente o pelo en la cabeza, puedan libremente y sin miedo a represalias cagarse en la puta madre de quien deseen.

-Hola vecino, ME CAGO EN TU PUTA MADRE.

-ME CAGO EN TU PUTA MADRE, un billete para Madrid ida y vuelta.

-Señor agente tengo el carné en la otra cartera, ME CAGO EN SU PUTA MADRE (Nótese aquí el tratamiento de usted, porque no hay que confundir libertad con libertinaje)

Incluso nuestro políticos, en un ejercicio de democracia y demostrando su cercanía al ciudadano podrían abrir el congreso para que todos pudiéramos acercarnos y muy tranquilamente decir: Señores diputados, señor presidente, señores miembros del gobierno, ME CAGO EN VUESTRA PUTÍSIMA MADRE.

¿No sería una imagen preciosa la de esa familia a punto de ser desahuciada acercándose a su sucursal más cercana y, dirigiéndose al director, a los curritos, incluso al logo de la caja de ahorros o banco correspondiente, soltar al unísono un sonoro “ME CAGO EN VUESTRA PUTA MADRE”?

Si gusta la idea podemos incluso, creando un Change.org de esos, llegar a plantear ante la ONU la creación de un Internacional Day of shit in your mothero algo por el estilo.

Anuncios

Publicado el 12 febrero, 2013 en Humor y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: